ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $12000

$5.396

$5.995

3 cuotas sin interés de $1.798,67
5% de descuento pagando con Transferencia Ver más detalles

TRES frascos de 500 gr de riquísima Miel de Eucalipto

Esta miel proviene de la provincia de Entre Ríos, donde las colmenas están ubicadas en un gran monte de Eucaliptos. 

Tiene una intensidad al gusto mediana a fuerte, y un perfil de sabor que combina tonos cálidos y terrosos con un sabor amaderado, acaramelado, ligeramente mentolado y ácido; con un dulzor moderado.

La miel de eucalipto aporta gran cantidad de componentes antioxidantes y antivirales que refuerzan el sistema inmunológico de forma 100% natural.

Ya que contiene mayores cantidades de vitamina C que otras variedades de miel, así como dosis más altas de vitamina B9 (ácido fólico). La presencia de estas vitaminas, está ligada con el uso común de la miel de eucalipto cruda en los meses fríos.

El sabor individual de nuestras mieles está influenciado no sólo por cada especie de flora, sino también por la procedencia individual y el terroir de los sitios donde nuestras abejas recolectan su polen y néctar. Las diferentes condiciones climáticas que prevalecen de un año a otro también afectan a las flores y, por lo tanto, el sabor final de la miel.

Como toda nuestra gama de mieles, esta miel es pura 100% natural ya que respeta los siguientes principios: 

  • Cruda: no es sometida a procesos de sobrecalentamiento (a más de 40º C), ni de pasteurización. Esto permite conservar todas las vitaminas, nutrientes, enzimas y cualidades organolépticas propias.
  • Pura: la producen las abejas en base al polen y néctar de flores autóctonas, en zonas seleccionadas y libre de contaminantes. Además, nunca mezclamos mieles de diferentes orígenes geográficos o florales, para conservar su esencia y pureza original.
  • No filtrada: nunca es filtrada en exceso, para conservar todas sus propiedades naturales intactas. Esto hace que nuestras mieles tengan más cuerpo, más carácter.  
  • Sin jarabes añadidos: nuestra miel permanece siempre pura, tal y como la abeja la produce en la colmena, sin agregados de ningún tipo.